Heaven Official’s Blessing: PRIMER vistazo al anime donghua en Netflix

Entre las diversas producciones de Netflix que llegan este año, hemos puesto los ojos en una que no está coproducida por el gigante del streaming: Heaven Official’s Blessing. Lo que más nos ha llamado la atención es el contexto: de hecho, la serie está ambientada en un mundo de fantasía entre dioses y criaturas demoníacas, elementos que podrían ser una razón más que válida para completar la visión.

Antes de comenzar nuestro análisis del primer episodio, queremos aclarar que Heaven Official’s Blessing no es un anime, sino un donghua: no hay mucha diferencia entre ambos medios, salvo que con anime nos referimos principalmente a producciones animadas japonesas, mientras que con donghua nos referimos a las chinas. De hecho, el título es una adaptación de una novela china inspirada en la mitología asiática. Conozcamos, pues, con más detalle si el episodio inicial de Heaven Official’s Blessing ha conseguido ganarse nuestro interés, y si quieres estar atento a las producciones animadas te recomendamos leer el anime de Netflix que saldrá en abril de 2021.

Dioses y demonios

El piloto de Heaven Official’s Blessing se abre de forma bastante enigmática: una novia es atacada por una misteriosa criatura de aspecto no muerto mientras es llevada en una silla de manos a través de un oscuro bosque.

La escena se traslada al Reino Celestial, donde aparece una columna de luz, señal de que una deidad está ascendiendo. Sin embargo, Xie Liang, conocido como el Príncipe Heredero de Xian Le, es más conocido por haber sido exiliado dos veces del reino, y su nuevo regreso podría ser una señal de fatalidad. Aparentemente, el protagonista es perseguido por su oscuro pasado, pero el episodio no proporciona la información adecuada para entender exactamente lo que sucedió. Sin embargo, nos enteramos de que fue el oficial celestial más joven (nombre utilizado para indicar las deidades) quien ascendió al cielo, a instancias del emperador. Por razones no especificadas, Xie Liang ha sido desterrado dos veces, y ahora no tiene adoradores ni templos dedicados a él. Sin embargo, cuando Xie Liang ha ascendido por tercera vez, es recibido por Ling Wen, que le muestra los daños que ha causado a su llegada, desde edificios destruidos hasta campanas rotas que corren el riesgo de herir a los dioses.

Para enmendar su error, el protagonista tendría que pagar una suma de dinero que no puede pagar, pero como alternativa puede cumplir las oraciones de algunos creyentes que quieren que los fantasmas que rondan el monte Yu Jun sean eliminados. Sin embargo, dado el nombre que le precede, el dios es incapaz de obtener el apoyo de sus otros colegas y decide resolver el problema por su cuenta, aunque no pueda utilizar armas divinas, al haber agotado su energía espiritual.

Una vez descendido al mundo de los humanos, Xie Liang, con el apoyo de dos deidades menores, Nan Feng y Fu Yao, comienza a investigar los extraños sucesos que ocurren en el monte Yu Jun: en la cima deambula un Novio Fantasma que secuestra a las novias que se dirigen a sus futuros maridos y mata a los miembros del convoy; en los últimos años han desaparecido 17 novias y han muerto más de cien personas.

El padre de la última mujer secuestrada era un poderoso funcionario que contrató a 40 guardaespaldas para proteger a su hija, pero todo fue en vano. Entonces, el general rezó a las deidades, dándoles sustanciosas ofrendas, y puso una recompensa sobre la cabeza del novio fantasma: esto atrajo la atención de los dioses.

Así que, como podemos ver, el objetivo de Xie Liang es capturar al fantasma que ronda la montaña, pero para engañarlo, debe utilizar a una persona que esté dispuesta a poner su vida en riesgo. La única solución que el protagonista y sus ayudantes han conseguido encontrar es disfrazar al príncipe heredero de novia y llegar a la cima de la montaña. Aquí el grupo es atacado por un puñado de muertos vivientes, pero Nan Feng y Fu Yao consiguen resistir; Xie Liang ordena a sus hombres que se alejen porque no podrían hacer frente a los zombis. Al quedarse solo, Xie Liang es rescatado por un misterioso hombre con un parche en el ojo.

Mitos y leyendas

El primer episodio de Heaven Official’s Blessing dura unos 30 minutos, aunque Netflix lo ha dividido en dos partes, pero están bien condensadas, ya que se dan los primeros detalles sobre el universo fantástico y el protagonista.

Hay que señalar, sin embargo, que al final del episodio notamos un mayor cuidado sobre todo a nivel de contenido, más que en el aspecto narrativo. En el transcurso de la visión llegamos a conocer cómo está dividido el Reino Celestial, con el Emperador Celestial que lo gobierna todo, varias deidades de alto rango, y otras de menor rango al servicio de las más influyentes, así como nos enteramos de que los dioses actúan en diferentes regiones, pero si es necesario pueden actuar en otros territorios. Además, se introduce el lado oscuro del más allá, incluyendo fantasmas y otras criaturas que acechan a los humanos: no descartamos que en el transcurso de los episodios podamos ver otras entidades terroríficas.

Esto da a la producción unos tonos ligeramente terroríficos, pero no intentan en absoluto asustar al espectador, porque están bien compensados por la presencia de sketches cómicos. A primera vista, esperamos que el ambiente de terror sea una constante a lo largo de la serie, aunque aligerado por la comedia. El piloto también se toma su tiempo para empezar a delinear a Xie Liang, con la esperanza de que pueda desarrollarse mejor en los episodios restantes.

El héroe se nos presenta como un personaje alegre y cariñoso que se preocupa por la seguridad tanto de los humanos como de los demás dioses y del Reino, a pesar de haber sido desterrado en dos ocasiones. En las últimas líneas, también se vislumbra su pasado: antaño, Xie Liang era una deidad muy querida entre los habitantes de Xian Le, por su benevolencia hacia sus semejantes; basta pensar que un día, durante un desfile, salvó a un niño que se caía de las altas murallas de la ciudad.

Sus acciones atrajeron la atención del Emperador del Reino Celestial: Xie Liang ascendió, pues, por primera vez; pero poco después, la ciudad fue destruida por la guerra y él decidió descender para intentar salvar a los supervivientes. Las motivaciones aún no están claras, pero parece que este acontecimiento está relacionado con su primer exilio. Todavía no sabemos cómo se desarrollarán los acontecimientos futuros, pero podemos decir que Heaven Official’s Blessing ha conseguido captar nuestro interés, aunque sólo sea en parte.

Hay dos cuestiones principales que nos han llamado especialmente la atención: la primera se refiere a la misteriosa figura que salvó al protagonista, creemos que se puede dar una respuesta a partir del segundo episodio.

La otra, sin embargo, está relacionada con las razones por las que Xie Liang fue desterrado del Reino Celestial dos veces: si el primer exilio pudo estar relacionado de alguna manera con los acontecimientos de la ciudad de Xian Le, sigue siendo un misterio el porqué del segundo. A pesar de la interesante premisa, no nos sentimos especialmente estimulados a terminar la serie, esperando encontrar las motivaciones adecuadas en los episodios restantes. Una vez que llegamos a los créditos finales del episodio inicial, nos damos cuenta de que la trama aún no ha sido introducida, ya que lo que vimos puede entenderse como un largo incipit. Una elección narrativa inusual y desafortunada si se piensa que la serie consta de sólo 11 episodios (12 según la numeración de Netflix) más un especial: esto nos hace temer que la narración se precipite demasiado en algunos pasajes.

Un apartado técnico agradable

Si en el aspecto narrativo Heaven Official’s Blessing no logró convencernos del todo, en el aspecto artístico nos ha satisfecho. Aunque en los planos más amplios se aprecian algunos ligeros tropiezos técnicos, Donghua luce unos diseños muy bien realizados tanto en la representación de los personajes como en la ambientación, en la que se aprecia una especial atención.

Es bastante evidente un distanciamiento entre el trazo utilizado para los intérpretes y el del fondo, pero los dos estilos consiguen mezclarse perfectamente entre sí sin estropear la visión. Las animaciones son fluidas, aunque de momento se ha mostrado una pelea corta, pero aun así está bien hecha.

Para acompañar las escenas hay una banda sonora que va desde canciones más contemporáneas a otras que evocan el folclore asiático.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%